Friday, August 11, 2006

COCONFUSO


Saludamos con alegría la elección del Coco como entrenador de la selección.
Hombre que conoce de qué se trata, que armó el mejor equipo argentino de los últimos tiempos (el del 94) que estuvo una tanda de partidos impresionante sin conocer la derrota, que sabe manejar grupos a la perfección y que viene de ganar todo con Boca, jugando el juego que destacamos en alguno de los posts anteriores, ese juego efectivo, que te inclina la cancha con mucha gente en el campo rival y bien equilibrado en el fondo, como el otro ejemplo actual de nuestor fútbol que es el Vélez de Russo. Ese juego que no deja nada librado al azar, encargándose en la semana los laderos del Coco, el Panadero Díaz y Ribolzi, de estudiar al equipo rival para planificar el juego primero contrarrestando las virtudes del rival y luego dando libertad a los que saben para que se encarguen de llegar a la red. La buena lectura de los partidos durante su desarrollo es otra de las virtudes del Coco, insisto en sus ayudantes, tengo la imágen de Díaz con el pizarrón en la mano indicándole algo al Coco y éste metiendo algún cambio beneficioso para el equipo, esto sucede a menudo.
Lo que no saludamos con alegría es la desprolijidad, la falta de respeto al público en general del señor Grondona, que le da un papel estelar a Macri (qué carajo tiene que hacer en la selección por favor?) en la decisión.
De haberse tratado de otro equipo o del mismo pero con otro presidente, le hubieran dicho al técnico, como le dijeron a Burruchaga en un asado, antes de ofrecerle al Coco: ahora o nunca.
La cuestión es que Basile asume luego de que la selección arranque el nuevo ciclo ante Brasil.
Esperemos que estas desprolijidades terminen, que cuando halla elecciones el año que viene, el cambio llegue, aunque sea el famoso plan K que quiere instalar a Raúl Gámez en el sillón de la AFA,. Que sea lo que sea, que pongan un muñeco si quieren, pero basta de Grondona.

Juan Manuel Molina.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home