Thursday, July 13, 2006

ESTADISTICA


Un equipo, disputó 14 partidos. Ganó 8, empató 4, perdió 2. Tuvo un 66.66% de efectividad. Hizo19 goles (1,3 por partido) y le hicieron 9 (0,64 por partido). Triunfó.
Otro equipo, disputó 17 partidos. Ganó 9, empató 4 y perdió 4. Tuvo un 60,78% de efectividad. Hizo 31 goles (1,8 por partido) y recibió 14 (0,82 por partido). Fracasó.

Los números no parecen tan disímiles ¿no?. Pero es que, así como la estadística es inobjetable, no siempre lo es el modo en que se la presenta. Al primer equipo mencionado, el de Bilardo en los mundiales 86 y 90, lo recubre el aura del éxito. Al otro, el de las selecciones que disputaron los mundiales siguientes, la del fracaso. El problema es, creo yo, que los mundiales se disputan cada 4 años, y eso los vuelve muy imprecisos a la hora de hacer balances. ¿Argentina lleva 16 años fracasando, o 17 partidos? Si le ganábamos en los penales a Alemania el mes pasado ¿nos convertíamos en instantáneos exitosos? ¿Y si nos tocaba otro rival en cuartos, y perdíamos con Alemania en la final?. ¿Y si Medina Cantalejo no le daba el penal a Italia, cuando estaba al borde del colapso total contra Australia? ¿Y si en el 90 Goycochea no se iluminaba, o Pumpido no se lesionaba?.
A lo que apunto con este catálogo torpe e incompleto, es a que si bien las diferencias finales son abismales, también son muy frágiles. La historia, ahora irrevocable, fue incierta en muchos momentos. ¿Qué Heinze no marcó bien una jugada? ¿Y como marcó a Brasil el equipo completo de Bilardo, en el 90? ¿Es mas sólido el equipo del 2006, que no perdió ningún partido, que hizo 11 goles y recibió 3, que fue eliminado por penales por la selección oficial, o el milagroso equipo del mundial 90, que andaba de sobresalto en sobresalto, siempre a punto de caerse?.
Dicen ahora que somos una selección de segundo nivel, que no para de fracasar. Me animo a decir que no. Creo (y diría que es indudable, si no fuera porque me consta que algunos lo dudan) que estamos en el primer nivel mundial. No salir entre los primeros cuatro sería imperdonable si se jugara con un sistema de liga, todos contra todos. No salir entre los primeros cuatro en un torneo de eliminación, tiene mucho que ver con la manera en que se van definiendo las llaves. Es muy difícil que los cuatro mejores lleguen a semifinales. La probabilidad hace que se crucen antes. Y el fracaso, entonces, no puede atribuirse a la mediocridad. Alguien tiene que perder. Por eso se utiliza el sistema de penales. Es la manera mas rápida de definir un ganador y un perdedor.
No tenemos que caer en la confusión de la grandeza histórica y la grandeza actual. El criterio mas acertado a seguir para establecer jerarquías actuales es, me parece, el potencial. Los jugadores que pueden ser convocados. Ese es el único criterio objetivo. Lo demás, lo ganado, el pasado, no es mas que un indicio, un criterio indirecto. Una reducción a números de lo realmente sucedido. Y este criterio histórico se hace impreciso hasta la total obsolescencia cuando lo que se mide son los méritos en campeonatos del mundo.
Veamos como funciona esto: Podemos decir que hace 16 años que no somos finalistas. Para la vida de cada uno de nosotros, es una enorme porción de tiempo. Ahora depuremos la idea. Solo en 5 meses de esos 16 años se han jugado campeonatos del mundo. La racha de fracasos de Argentina abarca, entonces, 17 partidos.
Vamos a ver dentro de 5 o 10 torneos, como se recuerda esta racha. Y si se recuerda, o sucede como con Brasil, ahora que la eliminación en cuartos del equipo que armó Parreira pesa mas que la racha de 24 años sin titulos ni finales que el mismo técnico ayudó a quebrar en 1994.
Mientras tanto, mientras esperamos que se produzca ese paso de una enorme cantidad de años y una pequeña cantidad de partidos, caminamos por la cuerda floja, y cualquier pelotazo que en lugar de rebotar en el palo se meta en el arco, nos puede hacer caer para cualquiera de los dos lados, y convertirnos, instantánea e irremediablemente, en forjadores de aureos e inmortales éxitos, o en despreciables, inmundos e irredimibles fracasados.

Ezequiel Acevedo

6 Comments:

Anonymous El Jugador said...

El primer equipo campeón y subcampeón. Con buen juego, con mal juego, con azar, sin azar, con Diego a pleno, con Diego lesionado.
Pero con once fieras en ambos casos. Algunos: Brown, Batista, Enrique, Monzón, etc.
El segundo equipo campeón del campeonato moral (nueva categoría que establecieron ciertos periodistas y obsecuentes formadores de opinión argentinos)y con varias heladeras como Riquelme, Verón, López, Leo Rodríguez y pauperrimas defensas en todos los mundiales.
Campeón o fracaso. Guerreros o heladeras. Opto por el campeón y los guerreros.
Ahora la FIFA establece que en el ranking Argentina está tercero!. Incoherencia, regalo (no sé para quien, si ya sabemos que no estamos entre los cuatro). Nadie discute que Argentina es potencia, pero tenemos a tres arriba nuestro, pudiendo, si nos adaptamos al juego actual superarlos. Pero no, los técnicos del segundo equipo llevaron jugadores que no juegan hace un año, bancan dentro de la cancha tipos que no están en su nivel, tipos que no se tiran de cabeza a la pelota, tipos que ante le primer golpe piden el cambio.
Diferencias que no solo son estadísticas.

3:25 PM  
Anonymous Ezequiel said...

Yo tambien prefiero los guerreros a las heladeras.
Pero no hay que mezclar triunfo y garra. Los guerreros fracasar, y las heladeras pueden tener exito. Quizá no en torneos largos, pero si en torneos de 7 partidos.

3:44 PM  
Anonymous Ezequiel said...

Arriba debia decir "los guerreros pueden fracasar".
Sobre lo de los que piden el cambio al primer golpe, supongo que lo decis por el pato. ¿Alguien sabe lo que sintió el pato? Yo creo que no se puede ver la acción de pedir el cambio como una comodidad del pato. Estaba jugando un mundial, atajando bien. No fue comodidad, fue sacrifício.

3:48 PM  
Anonymous Anonymous said...

Ya es anécdota la salida del Pato, y estaba teniendo un gran mundial, es cierto.
Pero la opiniòn de futbolistas que han jugado con dolencias peores que las del Pato (Maradona, Brown con el hombro salido y otros) y muchos màs, sugieren miedo.
Esta gente fue, casualmente, la que volvió con la copa.
Maradona habló en olé de la salida del Pato y piensa que debía haber seguido, al igual que algunos médicos consultados.
El Pato dijo que no quizo mandar fruta. No sé.
Esa es una diferencia más entre el primer equipo y el segundo.
Una más y van.

2:07 PM  
Blogger Almendra said...

No tiene caso, este blog parece un pijama.

3:16 PM  
Blogger inmortal said...

muy bien ezequiel su publicacion, estoy en un 100% deacuerdo con usted,maradona tambien dijo que dalessandro era su sucesor dejemos de llenarnos la boca con palabras de otros hay que tener un poco de vision propia, y si en el 90 goycochea no atajaba ningun penal y franco en este mundial nos hubiese puesto en semis? basta de hablar con el diario del lunes si al pato le hubiesen echo un gol en los 90' ahora lo estarian matando

3:29 PM  

Post a Comment

<< Home