Una Bocha. De Juan Manuel Molina y Matías Isola

Tuesday, September 19, 2006

HIENA

"Vos si que sos compadrito, nunca bajaste el copete..." (Lionel el Feo, Daniel Melingo)


Cada vez que veo pelear a la Hiena Barrios, suena en mi cabeza la milonga de Melingo. Yo lo descubrí tarde. Lo descubrí cuando ya era evidente. En aquella inequívoca pelea con Acelino "popó" Freitas, en la que la Hiena se limpiaba la sangre en la camisa del arbitro para poder seguir viendo, para poder seguir peleando.
Y ahora, contra Joan Guzmán, otra muestra. Barrios perdió. Pronto olvidaremos ese detalle. No importa la debilidad de los brazos de Rodrigo, esos golpes que por momentos parecían empujones, la confusión, los manotazos desorientados. Y menos aún la cuestión puramente jurídica de no haber alcanzado determinado peso. A la hiena le sobra coraje. Asi lo entendió el jurado, que procedió de manera similar al arbitro de aquel cuento de Dolina, que no se ceñía solo al reglamento, y que fallaba sopesando cuestiones morales y merecimientos espirituales. Dos jurados dijeron haber visto una derrota por un margen de dos puntos. Otro, aún mas audaz, dijo verlo ganador.
Es que perdió el titulo, no la gloria. Todos recordamos mas la pelea perdida con Freitas, que la que lo hizo campeón. Todos recordaremos mas la pelea con Baez, que los triunfos que vendrán. Porque en estas derrotas entra lo simbolico del boxeo, quizá lo único que importa. El audio no era bueno. Pero quiero estar seguro de que el sábado la hiena fue mas aplaudido que el ganador. El rival lo sobraba. Bailoteaba, ponia la cara, se reía, intentaba asustarlo. Y la Hiena, cargando con un agotamiento que lo aplastaba, nunca se rindió, y siguió pegando sus golpes simbolicos, que no dolían tanto, pero que atenuaban quizá su dolor. Y a 20 segundos del final, acorraló al inminente campeón, y con fuerzas que pareció tomar a cuenta de su proxima pelea le dió una seguidilla de golpes que regocijaron al espectador. Baez se va campeón, pero sin aplausos. No fue el quien nos hizo revivir, en la noche del sabado, el mas puro atractivo del boxeo. Lo mas relevante de la actuación de Baez en la noche del sabado, es una equivocación. Sobre ese ring cometió el error imperdonable de burlarse de un valiente.

Ezequiel Acevedo

Friday, August 11, 2006

CAMPEONATO

Empezó a rodar la bocha. Diez equipos ganaron, diez perdieron, primera rareza.
Los cinco grandes ganaron, segunda rareza.
Boca parece no haber sufrido el impacto de la ida de Insúa y Bilos, hasta el momento.
River tuvo un segundo tiempo como hacía rato no tenía en Lanús.
Independiente arrancó ilusionando, con nuevas caras y un gran técnico al mando.
Racing arrancó ganando, con la vuelta del tío Mostaza a casa.
San Lorenzo se trajo tres puntos importantísmos de Jujuy.
El resto (suena feo decirlo) se repartió victorias y derrotas.
Buen arranque. Esperemos que siga así.

COCONFUSO


Saludamos con alegría la elección del Coco como entrenador de la selección.
Hombre que conoce de qué se trata, que armó el mejor equipo argentino de los últimos tiempos (el del 94) que estuvo una tanda de partidos impresionante sin conocer la derrota, que sabe manejar grupos a la perfección y que viene de ganar todo con Boca, jugando el juego que destacamos en alguno de los posts anteriores, ese juego efectivo, que te inclina la cancha con mucha gente en el campo rival y bien equilibrado en el fondo, como el otro ejemplo actual de nuestor fútbol que es el Vélez de Russo. Ese juego que no deja nada librado al azar, encargándose en la semana los laderos del Coco, el Panadero Díaz y Ribolzi, de estudiar al equipo rival para planificar el juego primero contrarrestando las virtudes del rival y luego dando libertad a los que saben para que se encarguen de llegar a la red. La buena lectura de los partidos durante su desarrollo es otra de las virtudes del Coco, insisto en sus ayudantes, tengo la imágen de Díaz con el pizarrón en la mano indicándole algo al Coco y éste metiendo algún cambio beneficioso para el equipo, esto sucede a menudo.
Lo que no saludamos con alegría es la desprolijidad, la falta de respeto al público en general del señor Grondona, que le da un papel estelar a Macri (qué carajo tiene que hacer en la selección por favor?) en la decisión.
De haberse tratado de otro equipo o del mismo pero con otro presidente, le hubieran dicho al técnico, como le dijeron a Burruchaga en un asado, antes de ofrecerle al Coco: ahora o nunca.
La cuestión es que Basile asume luego de que la selección arranque el nuevo ciclo ante Brasil.
Esperemos que estas desprolijidades terminen, que cuando halla elecciones el año que viene, el cambio llegue, aunque sea el famoso plan K que quiere instalar a Raúl Gámez en el sillón de la AFA,. Que sea lo que sea, que pongan un muñeco si quieren, pero basta de Grondona.

Juan Manuel Molina.

Thursday, July 13, 2006

ESTADISTICA


Un equipo, disputó 14 partidos. Ganó 8, empató 4, perdió 2. Tuvo un 66.66% de efectividad. Hizo19 goles (1,3 por partido) y le hicieron 9 (0,64 por partido). Triunfó.
Otro equipo, disputó 17 partidos. Ganó 9, empató 4 y perdió 4. Tuvo un 60,78% de efectividad. Hizo 31 goles (1,8 por partido) y recibió 14 (0,82 por partido). Fracasó.

Los números no parecen tan disímiles ¿no?. Pero es que, así como la estadística es inobjetable, no siempre lo es el modo en que se la presenta. Al primer equipo mencionado, el de Bilardo en los mundiales 86 y 90, lo recubre el aura del éxito. Al otro, el de las selecciones que disputaron los mundiales siguientes, la del fracaso. El problema es, creo yo, que los mundiales se disputan cada 4 años, y eso los vuelve muy imprecisos a la hora de hacer balances. ¿Argentina lleva 16 años fracasando, o 17 partidos? Si le ganábamos en los penales a Alemania el mes pasado ¿nos convertíamos en instantáneos exitosos? ¿Y si nos tocaba otro rival en cuartos, y perdíamos con Alemania en la final?. ¿Y si Medina Cantalejo no le daba el penal a Italia, cuando estaba al borde del colapso total contra Australia? ¿Y si en el 90 Goycochea no se iluminaba, o Pumpido no se lesionaba?.
A lo que apunto con este catálogo torpe e incompleto, es a que si bien las diferencias finales son abismales, también son muy frágiles. La historia, ahora irrevocable, fue incierta en muchos momentos. ¿Qué Heinze no marcó bien una jugada? ¿Y como marcó a Brasil el equipo completo de Bilardo, en el 90? ¿Es mas sólido el equipo del 2006, que no perdió ningún partido, que hizo 11 goles y recibió 3, que fue eliminado por penales por la selección oficial, o el milagroso equipo del mundial 90, que andaba de sobresalto en sobresalto, siempre a punto de caerse?.
Dicen ahora que somos una selección de segundo nivel, que no para de fracasar. Me animo a decir que no. Creo (y diría que es indudable, si no fuera porque me consta que algunos lo dudan) que estamos en el primer nivel mundial. No salir entre los primeros cuatro sería imperdonable si se jugara con un sistema de liga, todos contra todos. No salir entre los primeros cuatro en un torneo de eliminación, tiene mucho que ver con la manera en que se van definiendo las llaves. Es muy difícil que los cuatro mejores lleguen a semifinales. La probabilidad hace que se crucen antes. Y el fracaso, entonces, no puede atribuirse a la mediocridad. Alguien tiene que perder. Por eso se utiliza el sistema de penales. Es la manera mas rápida de definir un ganador y un perdedor.
No tenemos que caer en la confusión de la grandeza histórica y la grandeza actual. El criterio mas acertado a seguir para establecer jerarquías actuales es, me parece, el potencial. Los jugadores que pueden ser convocados. Ese es el único criterio objetivo. Lo demás, lo ganado, el pasado, no es mas que un indicio, un criterio indirecto. Una reducción a números de lo realmente sucedido. Y este criterio histórico se hace impreciso hasta la total obsolescencia cuando lo que se mide son los méritos en campeonatos del mundo.
Veamos como funciona esto: Podemos decir que hace 16 años que no somos finalistas. Para la vida de cada uno de nosotros, es una enorme porción de tiempo. Ahora depuremos la idea. Solo en 5 meses de esos 16 años se han jugado campeonatos del mundo. La racha de fracasos de Argentina abarca, entonces, 17 partidos.
Vamos a ver dentro de 5 o 10 torneos, como se recuerda esta racha. Y si se recuerda, o sucede como con Brasil, ahora que la eliminación en cuartos del equipo que armó Parreira pesa mas que la racha de 24 años sin titulos ni finales que el mismo técnico ayudó a quebrar en 1994.
Mientras tanto, mientras esperamos que se produzca ese paso de una enorme cantidad de años y una pequeña cantidad de partidos, caminamos por la cuerda floja, y cualquier pelotazo que en lugar de rebotar en el palo se meta en el arco, nos puede hacer caer para cualquiera de los dos lados, y convertirnos, instantánea e irremediablemente, en forjadores de aureos e inmortales éxitos, o en despreciables, inmundos e irredimibles fracasados.

Ezequiel Acevedo

Wednesday, July 12, 2006

¿Gronduda?

Por ahora son todos rumores acerca del futuro técnico del seleccionado. Se barajan diversos nombres desde los medios, pero ninguno en concreto con serias aspiraciones de calzarse el buzo más preciado. En qué pensará Grondona por estos instantes: ¿lo banco a José cuatro años más? o ¿me la juego por el "Narigón"? o ¿si probamos con Diego? y así sucesivamente. Al margen de la danza de técnicos mediática, Argentina necesita urgente un golpe de efecto. Focalizar el objetivo en Sudáfrica (claro está, con la exigencia, si señores, con la exigencia de ganar la Copa América de Venezuela 2007 y los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, para mitigar el desprestigio a nivel internacional) y consolidar un grupo de buenos futbolistas, pero con un técnico a la altura de la circunstancia mundialista. Ojalá que el "Padrino" contemple estas cuestiones y recuerde las añoradas gestas del ´86 y del ´90. Puede interpretarse como lobby, postulación o como quieran llamarlo; el deseo (creo que de todos los futboleros) radica en un seleccionado nacional con firmes posibilidades de llegar al último partido.
Matías Isola

Sunday, July 09, 2006

Campeón

El título lo dice todo, nada más, nada menos. Con justicia. Pasando uno de los grupos más difíciles del mundial. Con suerte en octavos (como se debe tener en un mundial), goleando en cuartos, dandonos una lección en semi y ganando como equipo la final, que es cierto, Francia la jugó mejor. Pero esto no es un campeonato moral, subjetivo, donde existe la justicia, como muchos quieren pregonar. Esto es objetivo, en el fútbol no existe la justicia y que exacta esa frase que tiró Bilardo cuando terminó el partido: "estoy cansado de los campeones morales".
Felicitaciones a Italia, a Cannavaro, Buffon, Tony, Gattuso, en fin, a sus once guerreros.
Así se gana un mundial en la actualidad, con once guerreros. Era más lindo antes? Puede ser. Pero ahora es lo que hay. Nos adaptamos?. O seguimos mirando las finales por televisión?.

Friday, July 07, 2006

A bajar el copete

Las estadísticas marcan que Argentina es cuarto en distintas variabales de este rubro: tabla general, goles a favor, presencias en mundiales y varias más.
Espero que esto sirva para mitigar el exitismo que genera la selección.
Yo propongo bajar el copete, empezar a respetar a los rivales, como a México y a Holanda y a Portugal y Francia, dos que están por encima nuestro, por citar ejemplos. Reestructurar muchas cosas, desde la forma de juego (que evidentemente no nos da resultados), hasta lo dirigencial, aunque esto último es prácticamente imposible, ya que el Rey no se va hasta que Dios se lo lleva.
Esto último respetando el talento inigualable de nuestros cracks, pero aggiornandonos a como se juega actualmente. Eso si queremos estar de nuevo entre los grandes.
Y quiero dejar algo en claro, mi pensamiento no es todos atrás y jugar de contra, a mi me gusta el juego lindo, pero con equilibrio, repito: jugar lindo no es jugar bien. Quiero que mi equipo juegue en campo rival, pero equilibrado a la hora de defender, no un equipo descompensado.
El ejemplo claro, más bien los dos ejemplos claros en el fútbol argentino son Boca y Vélez, que no brillan, pero que te inclinan la cancha y que defensivamente son sólidos, defendiendo desde el primer delantero hasta el primer defensor. Esa es mi idea de juego. Perdón que insista, pero me tengo que defender ante quienes me tildan de persona que pregona el juego defensivo. Hecha la aclaración me retiro, como dice el Mariscal, con un abrazo de gol.

Wednesday, July 05, 2006

Lástima

El Bambino anunció, hace un mes, con pompa, su incorporación como DT a Quilmes, hoy, sin haber dirigido una práctica, renunció. Volve Bambi volvé. Un ppomelo.

Bilardo: Anécdotas

Olarticoechea iba por la autopista cuando de repente se le pone al lado una coupé fuego plateada.
Era Bilardo, quien con señas le indicó que baje a la calle.
Bajaron los dos del auto, Carlos agarró un pedazo de ladrillo y le dibujo una cancha, le explico por donde quería que juegue y el Vasco no tuvo más remedio que aceptar.
Otra vuelta estaba dando la charla táctica antes del partido, cuando de repente se quedó callado y con los ojos cerrados, se había dormido, Carlos! grito Diego, abrió los ojos y siguió dando la charla como si nada. Recuerde el lector o sepa que Bilardo no dormía antes de los partidos, analizando al rival en vez de conciliar el sueño.

PERSONAJES

Además de Bilardo, el Bambino y otros tantos, tenemos en nuestro fútbol otro, como es Ramaccioti, el DT de Belgrano.
En una concentración, en pleno restaurante del hotel, gritó: Olave! y acto seguido le revoleó un plato, que el arquero atajó.

CORTINA DE HUMO

Obviamente que el objetivo primordial de los medios es vender, eso está mas que claro. Lo mismo sucede con las publicidades de diversas firmas. Pero por favor, dejen de generar un clima falso de conformismo. El seleccionado no se metió entre los cuatro mejores del Mundial, y ese dolor no puede ser mitigado bajo ningún punto de vista por mensajes insulsos. Sin caer en el exitismo o etremismo, Argentina decepcionó (no es lo mismo que decir fracasó) por el potencial que había demostrado en algunos tramos de la competencia. Seguramente que el argentino por esencia peca de triunfalista. El ejemplo cabal radica en que por lo general se considera al seleccionado como el mejor del mundo (exceptuando Brasil, por supuesto) y deposita en sus jugadores presión y esperanza en partes iguales. Dicha confusión genera a su vez duros golpes y peores frustraciones. Pero también es cierto que había material como para haber llegado más lejos.
En definitiva, la eliminación continúa en proceso digestivo. Harán falta varias semanas para terminar de olvidar (cómo ayudaría el inicio del Apertura). Eso sí, no engañen con anuncios que derrochan optimismo, porque, claro está, nadie discute la transparencia, responsabilidad, honorabilidad, dignidad y todo el resto. De esto último nadie duda, al contrario, enorgullece.
Matías Isola.